Santiago Mondonio – Videógrafo

Mi nombre es Santiago Mondonio, y desde 2011 dedico mi vida a esta maquinaria de los recuerdos que es Bodas de Película. Lo que comenzó como un proyecto independiente y unipersonal, ha ido tomando fuerza y forma, hasta poder contar con un staff de camarógrafos que comparten mi misma pasión por el documentalismo de bodas.

Nuestra filosofía esencial de trabajo, a pesar de estar íntimamente relacionada al registro y el recuerdo en sí; es que nada se compara con el momento. Cuando los novios pierden ese eje, o nosotros mismos ponemos nuestra labor documental por encima del instante, el registro deja de ser auténtico. Y no hay sonrisa ni emoción más transparente, que aquella que es auténtica.

Muchos novios se sienten inseguros sobre sí mismos. Creen que no se verán lindos en la filmación. Por experiencia, luego de más de 250 bodas, les aseguro que ninguna pareja ha quedado disconforme con su imagen.

Y es que en Bodas de Película priorizamos la naturalidad y la autenticidad de los novios.

No dirigimos, ni construimos poses. Sabemos que no son modelos. Son personas simples y cotidianas, como nosotros, que desean tener un bello recuerdo de un día único.

Por esto mismo proponemos desde siempre el envío de un solo camarógrafo, sin importar la cantidad de invitados. Esto nos permite trabajar de manera desapercibida, y sobre todo sin quitar la atención de los invitados sobre lo que realmente vinieron a vivir. La boda.

Nada de aparatos tecnológicos ni un desfile de camarógrafos que impiden ver lo que está sucediendo en el altar, o en la pista de baile. Confíen en que una sola persona atenta al acontecer del evento, es suficiente. No se suban al frenesí de la imagen de las redes sociales y al registro infinito. Disfruten. Del recuerdo nos encargamos nosotros. Como todos estos años.

  Nada se compara con el momento. No hay sonrisa ni emoción más transparente que aquella que es auténtica