¿Voy Yo o Venís Vos?

Con la proliferación de tantas ofertas de servicio virtuales, sin espacios físicos de atención al cliente, se repite en cada reunión un eterno dilema. ¿A quién le corresponde dejar la comodidad de su casa, para acudir a las reuniones por la contratación de un servicio? ¿A la persona que pretende contratar el servicio, o al trabajador independiente que lo ofrece?

Creo que la mejor opción es acudir a la buena voluntad y predisposición de las partes. No es necesario crear reglas estrictas y limitantes como: “El cliente tiene que acudir a la casa del vendedor, o el vendedor tiene la obligación de ofrecer sus productos en el hogar del consumidor”. La mejor opción siempre, es la predisposición para con el otro.

Desde Bodas de Película apelamos siempre al dialogo y a las relaciones humanas por sobre todo. Si una pareja no posee movilidad propia, y debe realizar un viaje de 1 hora en colectivo para llegar a la reunión, será mucho más cómodo para ellos, que nosotros vayamos hasta su casa, o que organicemos la reunión en un lugar público, como un restaurante, cercano al lugar donde se encuentren los clientes al momento de la reunión, ya sea su trabajo o su casa.

En caso de que la pareja posea movilidad y por x motivo nosotros estemos momentáneamente sin vehículo; o que trabajen cerca del hogar de quienes estamos ofreciendo el servicio, se puede convenir realizar la reunión en dicha locación, o en un lugar público cercano.

A lo que apelamos, es a no vivir tirando. A no vivir pensando que la otra persona está  siempre intentando sacar ventaja. Es mejor dialogar, convenir, analizar las dificultades de uno y del otro y llegar a un acuerdo, donde la base sea siempre ceder por el otro y no tirar para uno.

Al fin y al cabo, todo vuelve y siempre van a volver mejores cosas cuando uno está predispuesto a dar.

0 Comments
Be the first to leave a reply!

Leave a Comment

* required